ASISTIRÁN 7 MEXICANOS A REUNIÓN CON GANADORES DEL NOBEL

2 de julio de 2014.
Notimex
La Crónica de Hoy

La Academia Mexicana de la Ciencia dio a conocer que siete mexicanos asisten a la 64 Reunión de Laureados con el Nobel, la más importante en materia de ciencia del mundo, que se lleva a cabo en Lindau, Alemania.

Al encuentro, dedicado este año a la Medicina, asisten 36 laureados y tiene el propósito de estimular la convivencia y el intercambio de ideas entre los científicos más reconocidos y cerca de 600 jóvenes investigadores provenientes de casi 80 países.

Los investigadores fueron seleccionados por sus sobresalientes capacidades de entre unas tres mil 500 solicitudes, de acuerdo a un comunicado de la Academia Mexicana de Ciencia (AMC).

A la reunión asisten María del Sol Díaz de León, Zila Martínez-Lozada y Juan Pablo Pánico-Molina, que trabajan en México; también, Juan Pablo Arroyo y María Castañeda Bueno, que están en la Universidad Yale, además de Paola Kuri y Esteban Hernández-Vargas, por instituciones alemanas.

Con esta distribución de cuatro mujeres y tres hombres, la delegación mexicana es representativa del encuentro en el que, este año por primera vez en su historia, hay más mujeres que hombres entre los jóvenes investigadores.

Sobre sus expectativas en torno a la convivencia con los premios Nobel, los investigadores mexicanos, quienes son menores de 35 años y están en el inicio de sus carreras, manifestaron que es muy probable que no se encuentren con novedades.

“Pero es gente que obviamente tuvo carreras muy exitosas y será interesante saber a qué obstáculos se enfrentaron y cómo los sortearon”, comentó María del Sol, al tiempo que añadió: “y si también encontramos nuevas técnicas, pues mejor”.

En opinión de María Castañeda, cuando vas a un Congreso hay conferencias especiales o magistrales a las que vas no porque estén en tu campo de trabajo sino porque son muy interesantes y te motivan, “en esta reunión es como si hubiera sólo conferencias magistrales”.

Sin embargo, dijo que aún le falta lo mejor, ya que el Comité Organizador sabe que los lazos se forman sobre todo en ambientes relajados, como las comidas, los tiempos libres en torno a una taza de café o un vaso de cerveza.

Así que estimula a los jóvenes para que les pierdan si no el respeto al menos sí la reverencia a los Nobeles y compartan con ellos esos momentos, igual que con los colegas que vienen de una multitud de lugares del mundo.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *