Cidilux doblará películas nacionales a lenguas maternas

Por Yuriko Hiray Montes

El cine indígena nacional viaja en clase premier a la próxima edición del Festival de Cine de Berlín. En su pasaporte tiene el aval de un crecimiento y una madurez que ya le aseguraron un gran foco de interés para cortometrajes y, sobre todo, en la modalidad de documentales extranjeros.

Uno de sus principales promotores es el cineasta Alfonso Arau, creador del proyecto Cidilux, cuyo objetivo es doblar las películas nacionales a las distintas lenguas maternas de la república.

El director de Como agua para chocolate, 1992, y Zapata: El sueño de un héroe, 2004, apuesta por la sensibilidad de las comunidades indígenas, no sólo como público espectador, también por el enorme potencial de talento creador que significa para el mundo cinematográfico. Cidilux además de construir una cadena de cines especializada, contará con centros culturales para impulsar y desarrollar el cine creado por indígenas mexicanos. Serán algunas de las películas mexicanas más galardonadas como Amores Perros, 2000, de Iñarritu e incluso el ya mencionado filme de Arau, y su pieza más exitosa hasta ahora, las que pasarán por el proceso de doblaje. De esta manera, se dimensiona el incremento del interés del público mexicano por el cine que se produce en casa.

Por el momento la única sala que opera con las características señaladas, se encuentra en Guachochi, Chihuahua. En el seno de la comunidad rarámuri, aquí, en 2007, se filmó en su totalidad la ópera prima de Laura Amelia Guzmán e Israel Cárdenas, Cochochi. Dicho filme con un alto porcentaje de los diálogos en lengua rarámuri, conquistó la edición 67 del Festival de Venecia de ese mismo año.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *