En cine, la ilusión de un país mejor

Las paredes hablan, escrita por Carmen Boullosa, llega a las salas nacionales

Martes 04 de diciembre de 2012
Jorge Mendoza | El Universal

La película Las paredes hablan, que fue realizada con un presupuesto de 43 millones de pesos, se estrenará el 7 de diciembre con 250 copias en los principales cines de toda la República mexicana.

Nació como un proyecto en Nueva York, debido a que la novelista Carmen Boullosa vive en Brooklyn y extrañaba México, además de que es la madre de María Aura.

La idea que plasmó en su texto es distinta en el tratamiento realizado para cine. En síntesis habla de un romance de una pareja tipo Romeo y Julieta, pero separados en lapsos de 100 años, se encuentran ubicados en los años 1810, 1910 y en 2010, el guión es de rupturas temporales que significa que va y viene entre esas tres distintas épocas.

Kuno Becker junto con la actriz María Aura son los protagonistas de una historia de amor algo fuera de lo común con una considerable carga de emotividad, según palabras del joven actor. Participan igualmente Joaquín Cossío, Paulina Gaitán, Gerardo Taracena, Miguel Rodarte, Héctor Bonilla, entre otros histriones.

Con un rodaje efectuado en seis semanas, este fue un filme dirigido por Antonio Zavala y en locaciones que se pidieron con mucha anticipación como el Molino de las Flores, en Texcoco, el Museo Nacional de Antropología e Historia, el Museo Nacional de Arte en el Centro Histórico, Xochimilco y el Bosque de Chapultepec.

Algunos escenarios se hicieron ex profeso en los Estudios Churubusco-Azteca para ofrecer una mayor accesibilidad y facilidad de filmación.

Cuando Carmen Boullosa pensó en realizar esta historia no trató de igualar la pluma de William Shakespeare, más bien quiso entender el porqué de los momentos álgidos de transición actuales.

“Mi intención como escritora era entender este momento histórico que estamos viviendo, pero por medio de una vista melancólica al pasado. Una pareja que se enamora prometiéndose amor eterno en 1810, y que mueren por la violencia a su alrededor. Ambos soñaban con que México iba a ser un país para todos y deseaban luchar por su patria. En 1910 los dos son artistas, ella es una fotógrafa estudiada en Nueva York con Alfred Stieglitz. Kuno interpreta a un pintor parecido a Saturnino Herrán y tras varios eventos finalmente ellos vuelven a morir por disputas entre familias contrarias”, expresa Boullosa.

Joaquín Cossío interpreta a un guardaespaldas con tintes humorísticos, afortunadamente su gran rostro es requerido por muchos directores del mundo. “Son rachas de trabajo y debo aprovechar ésta que está muy buena, porque a lo mejor al rato ya no se van a acordar ni de quién soy. Mi papel más importante que he interpretado es el que estoy desempeñando ahora que soy padre de un pequeñito llamado Mateo y que recién cumplió sus tres meses de haber nacido. El precio a pagar, nomás véanme mis ojeras y éstas canas. Mi trabajo habla por sí mismo, espero que haya más producciones que me requieran”, puntualizó el actor.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *