MÉXICO, EN VÍAS DE CONVERTIRSE EN UNA POTENCIA DEL CINE DE ANIMACIÓN: DE FUENTES

Pese a ser una industria que tiene unos 10 años de haberse reiniciado, el productor mexicano de cine de animación Fernando de Fuentes señaló que poco a poco México se va convirtiendo en una potencia

Paula Carrizosa
La Jornada de Oriente
Miércoles 30 de abril de 2014.

Pese a ser una industria que tiene unos 10 años de haberse reiniciado, el productor mexicano de cine de animación Fernando de Fuentes señaló que poco a poco México se va convirtiendo en una potencia, debido a que hay “cada vez más estudiantes de animación y de diseño, a la par de grandes contadores de historias que trabajan sin mucho presupuesto, pero que hacen una cine de manufactura y de calidad exportable”.

El productor de Ánima estudio señaló que al final más que un presupuesto lo fundamental son las historias, ya que éstas deben conectar con la gente.

“Es la industria más complicada, porque debemos hacer productos que gusten a todo el espectro, dirigidos a todo el mercado”, dijo el productor durante una rueda de prensa.

Invitado a Puebla por Canacine región sureste y su presidente Rafael Quiroz, el productor  Fernando de Fuentes dijo que el cine de animación mexicano “poco a poco abre puertas y fronteras”.

Comparó que con industrias como la estadounidense o la japonesa, que tienen más de un siglo de establecidas, más que pelear y competir, lo interesante es saber qué tipo de historias se pueden ofrecer.

Explicó que lo que sucede con los argumentos que son muy arraigados a la historia del país es que suelen tener una mala concepción, ya que el público cree que se tratará de una clase de historia. “La realidad es que cintas de este tipo, incluso de empresas como Disney con proyectos como Pocahontas, asustan un poco, ya que el espectador no quiere ir a una clase, sino a entretenerse”.

“No perdamos de vista que al final el cine, por lo menos el que hacemos nosotros, es un cine comercial, que si bien puede convivir con lo artístico, está enfocado en un público masivo”, dijo.

En ese sentido, el productor de cintas como Don Gato y su pandilla afirmó que “una película que no genera millones es un fracaso”, y que en el caso mexicano el sinónimo de “éxito en taquilla” es equivalente a 60 o 70 millones de pesos en las salas de cine comercial.

Como ejemplo, precisamente puso a la película animada Don Gato… que se estrenó en 21 países de todo el planeta, reportando que en Reino Unido el éxito fue casi el mismo que en México.

Fernando de Fuentes agregó que si bien los fondos gubernamentales han crecido nunca serán suficientes debido a las necesidades del gremio y la industria. Dijo que tan solo en 2013 el Instituto Mexicano de la Cinematografía recibió solicitudes de apoyo equivalentes a mil 500 millones de pesos, mismas que contrastan con los 74 millones de pesos que este 2014 tendrá dicho instituto o los 20 millones de pesos que se ponen como tope a cada película.

Mencionó que aunque la tecnología ha jugado un papel importante en la disminución de los costos de producción, así como en la facilidad para construir historias, se tiene que tomar en cuenta que también las macroproducciones de las industrias que puntean el ámbito de la animación, se han ido sofisticando cada vez más.

Por último, adelantó que su casa productora ya trabaja en la tercera cinta que forma parte de una saga de leyendas. Se trata de La leyenda de las momias, que se apunta después de La leyenda de la Nahuala y La leyenda de la Llorona.

Explicó que dicha cinta va en la línea de las otras dos, refiriendo a la tensión, el suspenso y el humor, ubicándose en Guanajuato durante el siglo XVII. “No es una historia de miedo sobre México, sino es una historia universal que se cuenta en este país.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *