Cartoneras: el arte del libro – objeto

La edición de autor y la conciencia ecológica han dado paso a la tendencia de crear libros artesanales que se ha popularizado desde Argentina a México

El Universal | 29 de octubre de 2012
Yanet Aguilar Sosa

Sin excepción, todos los libros cartoneros que se hacen en América Latina, desde Argentina hasta México, tienen elementos comunes: sus portadas están hechas de cartón reciclado y suelen estar pintadas a mano o con intervenciones; son ediciones pegadas, engrapadas o cosidas; sus páginas interiores son impresiones caseras o fotocopiadas; los tirajes son mínimos, si acaso superan los 20 ejemplares en su primera edición; pero ante todo son libros completamente artesanales y su aspecto físico es naturalmente tosco.

La historia reciente ha demostrado que producir libros artesanales es cosa sencilla, que es una manera de darle salida a la creación de jóvenes autores y al talento de diseñadores y artistas “sin nombre”. Las editoras cartoneras conjugan literatura, artes plásticas, propuestas jóvenes y conciencia ecológica.

La base principal de estos libros que son considerados arte objeto es el cartón reciclado de las cajas de huevo, detergente, sopa, pañales, servilletas, electrodomésticos y todos aquellos productos que se empaquetan. Es un material tan maleable, que tras su vida útil vuelve a cobrar vida convertido en tapas de libros.

Desde 2003, cuando en Buenos Aires, Argentina, apareció la primera editorial cartonera del mundo, Eloísa Cartonera, la técnica y el deseo de confeccionar libros hechos a mano se regó por todo el continente e incluso fuera de él, han aparecido cartoneras en Chile, Perú, Paraguay, Bolivia, Uruguay, Madrid, Brasil, España, Mozambique y por supuesto México, donde hay más de 20 editoriales cartoneras, 100% artesanales.

Una de ellas es 2.0.1.2 Editorial, que no es la cartonera más antigua ni la más desarrollada, pero sí es un proyecto artesanal urbano comandado por un jovencito de 28 años que es poeta, autor, diseñador, editor, impresor y promotor de sus propios libros; que antes, junto con Héctor Hernández Montesinos, sostuvo Santa Muerte Cartonera y que ahora ha logrado un catálogo de más de 16 libros y plaquettes.

Libros-objeto a bajo costo

Yax Kin, el joven que ha ido conformando su propio taller en el departamento donde vive, en la colonia Narvarte, asegura que su propuesta nació “por la propia necesidad de hacer los libros pero también está el reto de la ciudad, cómo hacer libros artesanales en un ambiente urbano, esta es una editorial artesanal urbana”.

Sigue el mismo proceso de producción de todos los proyectos cartoneros que forman parte del movimiento artístico ecológico que se gestó hace casi una década en Argentina: recoge el cartón y lo recicla, diagrama, imprime y crea el libro de forma artesanal, plega las páginas, raya los lomos, las cose, les pega una tela de algodón y luego pega las pastas de cartón, y en varios les pone una sobre cubierta hecha a mano o con serigrafía.

Son libros-objeto que nacen del reciclado de cartón que todo mundo tira. “En el proyecto se juntan varias cosas, es una apuesta editorial, además de una apuesta por una poesía nueva; apostamos por las nuevas escrituras, por textos más híbridos que mezclan poesía y prosa”.

Cada libro que produce es diferente. Unos tienen las hojas azules, otros son voluminosos, otros de unas cuantas páginas, se guardan en envases de treta pak intervenidas por artistas; nunca hay una caja ni un libro igual; cada libro es algo particular, se trabaja con cada autor y al final se editan 10 o 20 ejemplares, luego los producen por demanda o para presentaciones y ferias de libros.

“Pensamos el libro desde el soporte y el objeto, es un proceso artesanal y producimos poco, se mueve a través de las presentaciones, de las ferias del libro, llega a los lectores que están interesados en este tipo de apuestas”, señala Yax Kin, quien dejó la carrera de filosofía en la UNAM no sólo para escribir su poesía sino para emprender este proyecto, que, dice, no impulsan las instituciones.

Una de las prioridades de 2.0.1.2 Editorial es hacer libros económicos y accesibles a todos; parten del hecho que la inversión no es alta, de que en realidad los materiales los recogen y, aunque invierten mucho tiempo en cada libro, intentan dar precios razonables para que no se vuelva un producto elitista.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *