Sistema educativo, ¿freno al desarrollo?

La escolaridad promedio en México es de 8.5 años y no logra dar más valor a la economía: expertos; entre el sindicato de maestros y el Gobierno hay una relación perversa que debe romperse: CEESP.

CNN Expansión | 29 de octubre de 2012
Isabel Mayoral Jimenez

El sistema educativo mexicano enfrenta una creciente falta de competitividad y no logra tener una visión de largo plazo, lo que propicia que la contribución al crecimiento económico sea irrelevante, advierten expertos.

“En las últimas tres décadas, la escolaridad promedio de la fuerza laboral en México pasó de poco más de cuatro años a 8.5 años. Es decir que no tenemos ni siquiera la secundaria terminada”, menciona el director de Investigación del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), Armando Chacón.

Chacón considera que es muy difícil pensar que la economía en su conjunto puede agregar valor al mismo ritmo que las economías más desarrolladas, donde la escolaridad promedio de la fuerza laboral es de más de 12 años.

En materia educativa han habido avances, pero no a la velocidad que se requiere para estar en un nivel similar al promedio de los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), agrega a su vez el Director de la Cátedra de Investigación en Educación y Pedagogía del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, Juan Carlos Olmedo Estrada.

“Los avances son demasiado lentos, lo que nos hace perder competitividad y calidad de nuestros egresados”, puntualiza.

El director del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), Luis Foncerrada Pascal, coincide en que la calidad de la educación en México está muy por debajo de los estándares internacionales y obstaculiza el desarrollo económico.

En su opinión es necesario que la economía tenga una inserción más inteligente en los mercados internacionales para dejar de exportar mano de obra barata y apostar por la tecnología.

“Tenemos que llevar a cabo un avance de innovación importante y para ello el reto es mejorar de manera importante nuestro capital humano”, detalló.

13 de cada 100 terminan la carrera

Desde hace algunos años, México tiene el 100% de la cobertura en educación primaria, lo que significa que hay lugar para todos los niños en edad escolar, mientras que en secundaria la cifra es de 96%.

“Esto no significa que todos vayan a la escuela. En el nivel de educación básica preescolar, de primara y secundaria el ausentismo obedece a factores como la distancia de los centros escolares, problemáticas económicas, el índice de desarrollo humano y el tipo de escuela”, indica Juan Carlos Olmedo. Es en preparatoria y universitario cuando empiezan los problemas por la falta de lugares.

De acuerdo con el sexto Informe de Gobierno del presidente Felipe Calderón, prácticamente siete de cada 10 jóvenes tienen acceso al bachillerato, es decir que 30% de los estudiantes no pueden cursar la educación media superior por falta de infraestructura. En educación superior, la cobertura es de 33%.

“El promedio de los países miembros de la OCDE es de 11.9 años contra 8.6 años de escolaridad en México; nuestros números no creo que puedan hacer felices a nadie”, lamentó el catedrático del Tecnológico de Monterrey.

Lo que en su opinión preocupa más es el tema de eficiencia terminal. Al cierre de 2010, de cada 100 niños que cursaban la primaria sólo 62 la terminan; de cada 100, 45 concluyen la secundaria y 27 el bachillerato; 13 terminan la licenciatura y dos o tres harán un posgrado.

“Los que no terminan la primaria podrán saber leer y escribir, pero hay que imaginar cuáles serán las oportunidades de desarrollo que tengan y cómo puede ser competitiva en el mercado laboral una persona que ni siquiera terminó la primaria”, subraya.

Armando Chacón, sentencia el valor que pueda agregar la educación mexicana al PIB, no se acerca al ritmo de aquellas economías que han invertido más en capital humano. En los países desarrollados- con cuatro o seis años más de escolaridad que en México- por cada trabajador se produce cinco veces más valor agregado.

Los retos para mejorar la educación en México

Luis Foncerrada destaca que México necesita un modelo de educación dual como el de Alemania y otros países europeos, en donde un alumno que deja inconclusa su carrera puede obtener un título técnico.

“Este es un cambio radical en la educación y evitaría que tuviéramos hoy un número exagerado de abogados y de médicos que no encuentran trabajo. No podemos tener un país de puros generales, necesitamos técnicos en una cosa o en otra, y el que quiera seguir estudiando puede hacerlo simultáneamente para superarse”.

Además, agrega que la educación no puede ser definida unilateralmente por las instituciones educativas porque pueden crear materias que no sean prácticas, de ahí la importancia de que incluyan en sus consejos a representantes del sector productivo.

“La falta de calidad limita un mayor crecimiento, si no tenemos la tecnología, la innovación, la producción que requerimos para competir, para exportar, para satisfacer el mercado interno vamos a seguir importando cosas que se usan en el exterior y eso inhibe nuestro crecimiento, damos empleo afuera no adentro”, alerta Foncerrada Pascal.

Propone una reforma educativa en serio, que cambie programas de estudios y que dé énfasis a la parte que se puede mejorar. “Somos de los últimos lugares entre todos los países en pensamiento abstracto, que es el que finalmente lleva a la innovación y al cambio tecnológico”.

Temas relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *